¿ COLAPSA LA ESCUELA?


Quedan escasas semanas - días en Latam - para que el nuevo curso académico 2021/22 inicie su andadura. Las expectativas son muy variadas en función del país que ponga sobre la mesa el valor de su estructura sanitaria y pedagógica. Pero la gran pregunta es : ¿seremos capaces de dar valor real y sólido al modelo híbrido que se pone en liza con la situación que vamos a vivir en este nuevo año escolar ?



Llevo varias semanas participando en diversas reuniones, conferencias y talleres con equipos de dirección para abordar la reapertura de los centros escolares en diversos países de latinoamerica.


En España, vivimos una situación diferente de nuestros países hermanos del sur de América. Afrontamos un segundo año de reapertura de nuestros colegios, con sensaciones muy variadas en relación a la eficacia del modelo híbrido que se manejó durante todo el curso pasado. Cada equipo de dirección, profesor o familia debe hacer una profunda reflexión sobre si la dinámica que hemos manejado en las aulas ha sido, y sobre todo será, lo suficientemente sólida para poder afirmar que se consolida como un modelo de aprendizaje fiable tecnológicamente, metodológicamente y evaluativamente y que podrá acompañar a nuestros proyectos pedagógicos en los próximos años.


Por que al final, que nadie espere volver de forma plena a la presencialidad. Esta pandemia sigue ahí, y condiciona todo la forma tradicional de trabajar en las aulas, si realmente queremos atender a todos los alumnos.


Cada uno que examine sus planes y dinámicas de formación de profesorado, y si con lo que ahora mismo tienen en sus alforjas, son capaces de afrontar esta situación que no difiere demasiado del curso pasado. Yo … pues me guardo mi opinión.


Pero cuando me pongo a mirar hacia mi querido México y Dominicana, las realidades cambian de forma radical. De momento, la reapertura de los Colegios después de todo un año en modelo virtual - no tengo en cuenta esas dos breves semanas de reapertura en el final del curso pasado de claro contenido político - se pone en el tapete una gran cantidad de incertidumbres entre la Comunidad Educativa, que entran dentro de lo lógico si enmarcamos la realidad que se vive en el entorno sanitario.


De momento, y muy cuestionable en mi opinión, el hecho de que las familias puedan decidir si sus hijos pueden ir o no al Colegio. Una decisión que puede no estar fundamentada en motivos objetivos, pero que sobre todo pone a las escuelas en un escenario más complejo todavía ante ese ir y venir de alumnos en función del criterio familiar.


De esta manera, muchos colegios abrirán sus aulas con un porcentaje de asistencia muy bajo, y que obligará a un derroche de recursos que pondrá a muchos colegios en la tesitura de tensar mucho sus posibilidades económicas.


Junto a esta realidad, el segundo punto a tratar y sobre el que trabajar son los recursos didácticos que tiene los profesores para abordar este nueva fase en la que entraremos en los colegios.


¿Realmente se ha dotado al profesorado de recursos didácticos y tecnológicos para trabajar con eficacia en este modelo híbrido? En mi opinión, no creo que dure mucho la reapertura física en muchos de los Colegios con los que trabajamos en Maecenas e InnovaMex. Las realidades de contagios siguen altas en muchos países y el propio sistema estará en la puerta del colapso si de nuevo tenemos que volver a modelos virtuales que, de nuevo siendo honestos, no atienden de manera adecuada a nuestros alumnos, y perjudica de forma clara a las edades más tempranas escolarizadas.


Pero, si analizamos fríamente las posibilidades del modelo híbrido … pues no. Falta proyecto, falta formación y faltan recursos. Esa es la realidad de muchos colegios.

Falta proyecto, porque de nuevo comenzamos una etapa incierta sin definir claramente qué pretendemos, cómo lo vamos a hacer y para qué. Y no piense que es una afirmación vacía … no. Cuando surge la pregunta a los equipos de dirección sobre sus objetivos ante esta nueva época educativa, se siente ese “silencio violento”. y aquí la responsabilidad está en las direcciones generales, que en muchos casos, seguro que no es el tuyo, siguen manejando palabras vacías y una falta de acción muy preocupante.


Falta formación de profesorado, porque al fin y al cabo, vivimos épocas en las que la dirección debe poner su énfasis en la creación de un nuevo modelo pedagógico y de crear las líneas de trabajo en el aula. Y sin embargo … no se ven programas robustos de formación para el despliegue eficaz del modelo híbrido, que no sólo llegó para quedarse. Llegó para marcar una línea de diferenciación entre colegios adaptados a la realidad social y colegios que se quedan anclados en un modelo educativo que ya murió y no volverá. Al final, muchos equipos de dirección serán víctimas de los liderazgos ocultos de profesores que no están dispuestos al cambio que es necesario para una escuela con futuro.


Y por último, faltan recursos. Recursos que permitan actuaciones de calidad en las aulas y que permitan a los profesores poner en marcha todo lo anteriormente expuesto: clases que atiendan de forma eficaz y moderna una forma de aprender de nuestros alumnos que ya está, desde hace un año, en un punto sin retorno.


Y ahora pare un momento en la lectura. No es una reflexión pesimista. Ni mucho menos. Es una reflexión basada en mi propia experiencia directiva, en conversaciones con cientos de directivos escolares, y en mi visión holística de lo que está pasando en diversos países del mundo. Desde ahí, hagamos balance de donde estamos de verdad.


Será un arranque complicado. Y confiemos en no llevar a una tensión organizacional a nuestros colegios por pensar que ya tenemos todo hecho.


Mucha suerte¡ y … nos vemos en las redes.



“ Y sobre todo, no tropieces en el futuro entrando de espaldas en él ..”


Entradas destacadas
Entradas recientes