El Cisne Negro de la Educación

La mayor crisis mundial de este siglo que nos toca vivir. Un momento único en el que, entre otras muchas cosas, el mundo está tensionado al máximo y la sensación de incertidumbre invade todos los confines del planeta. Nuestros sistemas sanitarios están puestos a prueba, y la sociedad española se debate en el mayor reto emocional que nuestras generaciones hemos vivido.

Y la Educación? Los Colegios? Pues jugamos uno de los papeles más importantes dentro de este escenario tan exigente que vivimos. Una realidad que se ha adelantado … aunque ya lo veníamos avisando.

Mi buen amigo Alfredo Romeo, me sorprendió en Córdoba en una conversación hace unos años con el concepto de “Cisne Negro”. Un fenómeno social que nunca había oído antes.

La teoría del cisne negro o teoría de los sucesos del cisne negro ( Nassim Taleb 2007 ) describe un suceso inesperado, de gran impacto socioeconómico y que, una vez pasado el hecho, se intenta racionalizar y explicar dando impresión de que se esperaba que ocurriera.


Seguramente que como a mi me pasó con Alfredo, es la primera vez que lo oís, pero quedaros ya con la idea de este nuevo término por lo que ya este artículo merece la pena.

Ante esto, sólo queda apretar, reflexionar y seguir adelante. Pero mi pregunta es : ¿ha sido un cisne negro para los Colegios de todo el mundo? Fácil respuesta. Si. Absolutamente.

Llevamos tiempo dando vueltas - puedes entretenerte con otros artículos anteriores - a la necesidad de dar un giro a una forma de trabajar más activa, más autónoma por parte de los alumnos, más orientada a desarrollar habilidades en los docentes, que desde escenarios tecnológicos, se fomenten nuevas formas de aprendizaje, es decir, ir adaptándonos a la nueva sociedad 4.0 o ya en la antesala de la 5.0 … y no dependía de los “stakeholders” tecnológicos que cada vez nos comen más terreno. No. Dependía de las visiones de los equipos de dirección que ven cómo sus profesores - no todos por supuesto - van creciendo exponencialmente de forma autónoma, mientras los proyectos educativos y pedagógicos de los Colegios se van quedando anclados o creciendo de forma lineal…

Y entonces viene el COVID19 en forma de Cisne negro, y envuelve a la mayoría de los Colegios en un caos, aceleración, despiste y pone de manifiesto todas las vergüenzas organizativas, tecnológicas y de formación de profesorado que nos podamos imaginar. Y esto solo tiene un responsable: los equipos de dirección. No hay que mirar a otro lado.

Hemos podido ver de todo. Colegios que colocan apuntes para cada día, para una semana, vídeos grabados pasando la clase magistral a formato lata, cursos masivos acelerados sobre meet, zoom, alumnos que hackean las clases ante la falta de destreza del profesor… en fin. Un poco dantesco.

Claro, las familias se quedan perplejas ante esta situación. Pagan colegios - privados o concertados - y hacen tareas escolares con sus hijos durante el día. Tengo nombres de colegios y pruebas fehacientes … así que no dudéis de esta afirmación.

Pero bueno, como sólo serán 15 días … seguro? Me lanzo al ruedo. Volvemos en septiembre. Por sentido común, por precaución y por que esto no lo paramos en un mes como para mandar al Colegio a millones de niños y que se nos vuelva a ir de las manos -bueno en este momento ni lo tenemos estabilizado -. Y claro, el escenario - como diría mi gran amigo Joaquín López del Colegio Alauda- es como una uña. Porque además de tener que desarrollar estrategias de atención y homeschooling, de tener que intentar cumplir los programas escolares, se nos une un desgaste emocional en los niños y profesores sin precedentes.

Pero avancemos. La gran pregunta que tenemos que hacernos desde las direcciones es: cuando esto pase - que como todo pasará, ya veremos con qué tributo - ¿cómo trabajamos de cara al futuro?

Estoy haciendo un curso apasionante en el MIT sobre liderazgo e innovación. Estamos trabajando en estos momentos, la visión o propósito de futuro, y todo empieza o se define con la definición de una pregunta problema, analizando el entorno, escenarios futuros y las amenazas a las que nos enfrentamos. Ante este ejercicio, lanzo la afirmación para salir:

“ La Educación no está siendo consciente del mundo acelerado en el que vivimos, y no está adaptando sus proyectos y dinámicas para formar jóvenes competentes en el futuro “

La idea está clara para los equipos de dirección y gestores:

1.- Dibuje y desarrolle su propósito organizacional. Teniendo en cuenta quién es como organización, de dónde viene y a dónde quiere llegar. Respete - je¡ - en su justa medida los curriculums y vaya hacia adelante. No se deje encorsetar y transgreda de forma lógica.

2.- Comunique de forma convincente a sus equipos de trabajo y desarrolle planes de formación que ayuden a poner en marcha este propósito.

3.- Despliegue de forma efectiva manejando estructuras, apoyándose en buenos equipos de trabajo que asuman el liderazgo del cambio, y evalúe todo lo realizado. Repito. Evalúe.

Sirva como ejemplo. ¿Han visto la campaña de impresión 3D que se está moviendo en redes?… pues muchos Colegios con sus alumnos están ya¡ participando en ella: analizando, colaborando, imprimiendo … sintiéndose útiles en la impresión de piezas de máquinas de asistencia respiratoria o de estructuras de mascarillas … ahora sienta lo que le produce no tener su Colegio - o si, felicidades¡- preparado para colaborar con toda su Comunidad Educativa.

Para terminar, ¿dónde pondría yo el foco? En que salgamos al mundo. Las direcciones tenemos la obligación de abrir la mente y ver todo lo que está pasando. Si muchos de nosotros lo hubiéramos hecho, ahora la adaptación a este Cisne hubiera sido rápida, y hubiéramos centrado nuestros esfuerzos en que nuestros alumnos sean felices, en la medida de lo posible, en este encierro forzado, y nuestros profesores se habrían integrado de forma natural en este exceso en el que se han metido. Hablando de héroes … los tenemos en el Colegio.

Mucho ánimo a todos¡¡¡ Si algo me enseñan las carreras de ultrafondo - hoy lo hablaba con una persona muy cercana a mi - es a tomar la medida justa y correr. Todo llegará. Solo hay que intentarlo con todas las fuerzas.

Nos vemos en las redes¡¡

“ Y al final del viaje, llegar a la tumba derrapando, y pensar : ¡menudo viajecito¡, y que la muerte al verme ... tiemble al recibirme”

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.