UNA NUEVA DÉCADA: EL RETO DE LA EDUCACIÓN SOCIAL

December 30, 2019

Se acaba un año más. Y con él una década que ha estado marcada por un cambio acelerado de nuestra sociedad, de forma especial, en los últimos cinco años. Ahora la gran pregunta será: ¿hacía dónde vamos como sociedad? ¿qué reto tendrá la Educación y los colegios para esta nueva década? MAECENAS termina un año lleno de hitos y trabajo que pone de manifiesto nuestra solidez como proyecto: crecemos en alianzas en el mundo, colegios nacionales e internacionales que confían en nosotros para su transformación y su formación, apertura de nuevos retos con el modelo ABPS, dentro del marco del PPVG- Proyecto Pedagógico de Visión Global -, y un disruptivo proyecto de tecnologías exponenciales educativas que estamos seguros que orienta este campo de una forma más que adecuada. Pero el devenir social previsto, en la medida en que se puede prever, es complejo y acelerado como nunca lo ha sido hasta ahora. Este entorno VUCA - volatil, incierto, complejo y acelerado - obliga a las direcciones y gestores de Colegios a proponerse nuevos retos y nuevas propuestas que presentarán Proyectos Educativos radicalmente opuestos a los que hasta ahora hemos presentado. 

 

 

Y ahí vamos lanzados a toda velocidad a una realidad tecnificada, automatizada y con un cambio de paradigma social, como comentaba anteriormente, sin antecedentes en nuestra historia. Sobre este escenario, varias premisas que desde hace un año voy poniendo en diversas lineas de debate:

 

1.- Caída de la demografía.

 

2.- Nuevos escenarios políticos autonómicos/nacionales, que condicionan el escenario educativo, y la viabilidad o no de determinadas tipologías de centros escolares.

 

3.- La llegada acelerada de la IA en forma de automatización y robotización, lo que supone un cambio de escenario laboral, y por lo tanto de habilidades y formas de entender la vida laboral en la empresas.

 

4.- Cambio en las relaciones humanas, más orientadas al "contacto" virtual, y menos al humano ( para muestra estas fechas plagadas de mensajes y correos de tarjetas navideñas impersonales y difundidas a todos nuestros "amigos" ... ).

 

Y ahí estamos. El gran planteamiento será como posicionar nuestro Colegio en los próximos años ... 2025 ... 2030... cuando un alumno de 2º de ESO, se vaya a incorporar al mundo laboral. 

 

Mucho se ha hablado de ese escenario. De cuáles serán las necesidades y habilidades de un niño o niña que en el 2020 contará con 12 años, y está inmerso en un sistema educativo obsoleto y sin ningún tipo de previsión de lo que una gran parte de la sociedad pone de manifiesto, pero que parece que en nuestro sector omitimos de forma absoluta. 

 

Hace unas semanas se publicaron los resultados de las pruebas PISA que la OCDE realizó en el año 2018. De nuevo cambio en el escalafón de resultados, de nuevo otros países que parece que cuentan con un sistema educativo "ideal" - China se posiciona como número uno, desplazando a Singapur, y Macao - región administrativa de China, que se coloca en tercer lugar- , poniendo de manifiesto una cosa: el gigante asiático empieza a poner en marcha su supremacía, cosa que ya estaba en las apuestas. En un futuro no muy lejano, se asomará India. Y por otro lado, Estonia y Polonia se posicionan como países europeos más destacados, así que ya saben: viajes a Estonia¡ Para mi más conocida por sus intervenciones en Eurovisión que por su sistema educativo. Ignorancia la mía.

 

Y ante estos resultados, de nuevo, otro rasgado de vestiduras de gobiernos y administraciones educativas, por los malos resultados obtenidos. ¿Pero malos resultados en qué? ¿En unas pruebas que circulan por internet, que se pueden adquirir, entrenar y dedicar horas a preparar? Y encima, muy dudosas de estar realmente midiendo habilidades, y sí conocimientos. Ciertamente, esto requiere una rebelión, ¿no os parece? Y ya se está produciendo ... Así, Pisa está poniendo en marcha una nueva prueba: la prueba de Competencia Global. 

 

 La competencia global es un objetivo de aprendizaje multidimensional y con un marcado carácter social. Los individuos competentes a escala mundial pueden examinar cuestiones locales, globales e interculturales, comprender y apreciar diferentes perspectivas y visiones del mundo, interactuar con éxito y de manera respetuosa con los demás y actuar de modo responsable hacia la sostenibilidad y el bienestar colectivo.  Un importante cambio ¿no?. Pasamos de evaluar tres áreas de conocimientos, a evaluar visiones e interacciones con el mundo y otras culturas.

 

Curiosamente, este proyecto está muy acorde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la ONU ha lanzado como reto para todas las organizaciones y empresas - ahí también entramos los Colegios - de cara al año 2030.

 

Por lo tanto, todo parece que se va alineando. Programas y proyectos globales para un mundo global. Hay que ir haciéndose preguntas... ¿ cómo tenemos la previsión de nuestros PVG - Proyectos de Visión Global - de cara a estas dinámicas: habilidades blandas, automatización, tecnología, globalización, visión internacional ? Estas serán las grandes tendencias para los próximos años, y aunque ahora no estén siendo reclamadas por las familias - socialmente no hay una cultura vinculada a estos escenarios -  es importante que aquellos colegios que quieran posicionarse bien, empiecen a trabajar con todas estas dinámicas.

 

Y ahora la gran pregunta del millón. ¿Cómo llevamos todo esto a nuestras aulas, nuestros proyectos de centro, nuestros Proyectos Educativos? 

 

Bueno, pues para eso están los verdaderos procesos de transformación educativa. Esto ya no va solo de metodologías activas, ni de ser centro de referencia de la tecnológica de turno, ni de aprobar el 100% en la obsoleta, anacrónica, caduca y sin sentido prueba de selectividad. No. No¡¡¡.

 

Esto va de crear, aunque sea poco a poco, y de forma estratégica, un perfil de alumno que se pueda desempeñar con éxito en el "2030". Que ese perfil debe ir acompañado de una Visión y Misión del colegio, más orientado al "Para qué" que al "Qué" - acorde con la ultima propuesta del Nuevo Modelo EFQM, y su relación con el Circulo Dorado de Simon Sinek -, y junto a ello unos proyectos que afinen bien el desarrollo de las mismas: un buen proyecto de APRENDIZAJE BASADO EN LAS PERSONAS

 

Este nuevo escenario va de tener claro que nuestros "proyectos humanos", esos cientos de alumnos que pasaran por nuestras aulas en los próximos años, deben llevar la mochila bien llena de habilidades ágiles, liquidas y bastante alejadas de lo que ahora se prioriza en nuestros centros escolares.

 

Para ir dando forma, os propongo una lista de las "habilidades blandas", con un fuerte contenido social, y que una consultora ( Udemy for business ) propone para el 2020. En mi opinión, tendrán un recorrido mucho mayor, y pueden servir de referencia para empezar a trabajar en una dirección más adecuada.

 

HABILIDADES PARA UN MUNDO VUCA. BASES DE UN PVG DE FUTURO

 

En anteriores artículos ya puse en claro las diferencias entre las habilidades duras y habilidades blandas. En los colegios con los que trabajamos, ya estamos en la linea de trabajar estas habilidades para así poder dar sentido, como comentaba anteriormente, a un proyecto de Colegio y a un tipo de alumno competente de verdad en los escenarios VUCA. 

 

Este decálogo no es ni mucho menos novedoso, ni disruptivo, pero creo que sirve para entender que debemos priorizar en los próximos años, y ademas alinearlo con tendencias sociales. Lo más importante a tener en cuenta es que estas habilidades o competencias, deben de saber intrincarse de forma natural en el colegio, y sobre todo, en nuestro principal valedor de cualquier éxito educativo: el profesorado. 

 

Por eso insistimos en que estas competencias tienen sentido siempre y cuando el profesorado las apoye, las entienda, las haga suyas ... y las sepa hacer llegar a sus alumnos. Debemos de olvidarnos de querer lanzar cualquier cambio si el núcleo "agitador" del Colegio no lo hace suyo. Ya están caducas las direcciones jerárquicas. Son obsoletas y además provocan cambios ficticios en el entorno de la innovación.

 

Sin más. Allá van las principales ideas.

 

  • Mentalidad de desarrollo. La actitud de querer crecer y superarse constantemente es un valor muy importante dentro de una organización. Desarrollar el ámbito de la motivación y la autoestima mejora nuestro rendimiento y productividad en el trabajo, así como el ambiente en la empresa.

  • Creatividad. Aportar un toque creativo, original y diferencial en cada acción que realizamos en el día a día es fundamental para diferenciarnos del resto. La creatividad es lo que permite que cualquier proyecto no quede en el olvido.

  • Capacidad de concentración. Este se define como el nuevo coeficiente intelectual. Las redes sociales, las conversaciones entre compañeros o los mensajes de WhatsApp son tan solo algunas de las posibles distracciones que ponen a prueba la capacidad de concentración y de gestión del tiempo de las personas.

  • Innovación. El poder contar con ideas nuevas, desarrolladas de una manera original y que supongan un avance con lo ya establecido, es una ventaja para cualquier equipo de trabajo.

  • Dotes de comunicación. No solo es importante contar con una buena idea, también es igual de importante la capacidad de comunicarlo de una forma correcta y saber destacar los puntos fuertes de cualquier actividad que realizamos.

  • Storytelling. Poder contar una historia de una forma atractiva, apoyándonos en diferentes recursos audiovisuales y que mantenga a la audiencia enganchada de principio a fin es una cualidad fundamental.

  • Concienciación de las diferentes culturas. Al vivir en un mundo cada vez más global, es frecuente que cada vez más organizaciones cuenten con personas de diferentes nacionalidades, con orígenes y circunstancias distintas. Saber trabajar de una manera eficiente entre todos puede marcar la diferencia.

  • Pensamiento crítico. Tener la capacidad de analizar, entender y evaluar cada proyecto, con sus diferentes fases y resultados, es lo que hace que cualquier persona tenga la posibilidad de seguir mejorando y avanzando en su carrera profesional.

  • Liderazgo. En cualquier equipo debe existir la figura de un líder que sea el encargado de llevar a buen puerto cualquier proyecto o actividad que se lleva a cabo en una empresa.

  • Inteligencia emocional. Las personas con don de gentes, empatía y dotes de comunicación tienen más probabilidades de tener éxito, especialmente en campos como las ventas, el servicio al cliente o la gestión

Interesante ¿no? Estoy seguro que muchos de vosotros ya estáis en ello. Lo importante es hacerlo vertebrar en el colegio, que esté plasmado. Me encuentro equipos de trabajo que quieren acortar, simplificar, por miedo a entrar en demasiado "negro". Pero no caigamos en el error de querer simplificar tanto que al final: lo sencillo quede en simple.

 

Ahora toca poner la vista larga. Subir a los hombros de nuestros gigantes. Creer en el cambio. Entender esta nueva época como un reto sin precedentes para la Educación. Formarse bien como directivos. Formar bien a nuestros profesores. Entender la tecnología como una herramienta real de cambio holistico en el Colegio, y no como un recurso exclusivo de unos pocos que al final solo marcan diferencias absurdas. Proponer proyectos que realmente estén basados en el cambio real que cada uno pueda acometer.

 

El mundo está en cambio. Y nosotros con él. 

 

Mi libro "Cero Grados" va avanzando alrededor de todo esto. No nos queda otra que levantarnos y andar. 

 

Feliz década 2020¡¡¡ Ojala que todos los innovadores de la Educación tengamos la presencia que realmente esta sociedad necesita.

 

Nos vemos en las redes¡¡¡ 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

LA DIRECCIÓN ESCOLAR Y SU EXPONENCIALIDAD: SER UN LIDER KNOWMAD

February 4, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo