¿ERES UN DIRECTIVO ESCOLAR EN "T"?

May 15, 2017

Esta semana me toca trabajo en la oficina aquí en Washington. Estamos ultimando un importante proyecto sobre relaciones entre colegios internacionales, que bajo el nombre de “MAECENAS GLOBAL EDUCATION” , buscará la relación entre colegios de América, Asia y España, en el que directivos de estos colegios, podrán intercambiar dinámicas de gestión, proyectos, programas de diversos tipo… en fin, educación siglo XXI. 

 

Ya tenemos varios colegios en la antesala del proyecto, que marcará un antes y un después en el concepto de las relaciones institucionales internacionales entre los Colegios de este programa. No sólo de IB vive el hombre…

 

Curioso que este asunto no se comentase en ese artículo que salió hace unos días sobre lo que hacen los colegios innovadores… internacionalización¡

 

 

Desde de este ámbito, quiero desarrollar una reflexión sobre un tema importante en la dinámica de los equipos directivos que están en la línea de la innovación educativa. Para mí, innovar va asociado a “disruptir” … es decir, desarrollar aspectos organizacionales y humanos que permitan al Colegio marcar una tendencia diferenciadora y que, además, sea sostenible en el tiempo.

 

No caigamos en el error de confundir innovar con actualizar un proyecto educativo y pedagógico. Cuando una tendencia ya se ha asentado en el marco pedagógico social, no es innovación, y aquí es dónde uno debe ser consciente de cuál es el estado de su Colegio en este campo. Todo esto es independiente del desarrollo que tenga. Es decir, pensar que introducir las Inteligencias Múltiples en el proyecto del Colegio es innovar… es que se ha leído poco sobre el asunto, o como decía antes, se confunde con actualización.

 

El escenario educativo actual requiere una gran actividad por parte de los directivos escolares, que va mucho más allá de administrar el centro, o gobernar el desarrollo curricular del mismo.

 

En el libro “Las 10 caras de la Innovación. Estrategias para una creatividad excelente” (T. Kelly / J. Littman – Ed. Paidos ), se habla de un tipo de persona que se les denomina “individuos en forma de T”.

 

Se describen como una tipología de persona que “posee conocimientos de muchos campos, pero también expertos en al menos una materia “ .

 

Junto a estos, estarían los profesionales en I, especialistas en una sola materia o disciplina, en la que profundizan mucho, sin tener conexión con otras áreas, y sólo se desarrollan en ese campo en particular.

 

La gran diferencia la marca esa línea horizontal, que representa experiencias, vivencias y conocimientos en otros campos.

 

Bien, pues vamos a la cuestión que nos debe ocupar: ¿ es importante que un equipo directivo escolar tenga esa dimensión en “T”?

 

Tradicionalmente, las direcciones escolares en España han gestionado de una forma administrativa y burocrática, y esa dinámica, ha podido tener sentido, cuando pedagógica y tecnológicamente, la escuela, las dinámicas de aula y el trabajo del profesorado eran autónomas y aisladas.

 

Pero todo esto ha cambiado. La crisis pedagógica en la que estamos inmersos, la competitividad del mercado educativo a nivel de proyecto, a nivel de dirección y a nivel de profesorado, hace más necesario que nunca, equipos de dirección que tenga esa estructura en T.

 

De nada valen los, cada vez más frecuentes, equipos de innovación educativa o responsables de innovación en los Colegios, si desde la Dirección no tenemos una formación en ámbitos pedagógicos y tecnológicos, lo suficientemente “horizontales” como para poder tener criterio en la estrategia seguir. O les dejamos capacidad de decisión, o no tiene sentido que existan en el marco organizativo actual.

 

Mi experiencia en este sentido, y así lo tenemos establecido en la Institución Educativa PEQUES/ALAUDA de Córdoba, es trabajar con equipos con criterios pedagógicos/tecnológicos profundos, y no separar de la gestión la parte pedagógica, y que todos estemos en el mismo ámbito ejecutivo de la dirección. Es un todo en la gestión del Colegio.

 

Atrás quedan los equipos directivos en los que primaba, casi de forma exclusiva,  la parte organizativa … ahora se requieren directivos en “T” , con una visión holística de esta escuela de los arranques del Siglo XXI. Aquel Colegio que quiera estar en una posición de liderazgo, debe introducirse en una dinámica más profunda y más madura de la innovación, y por lo tanto, producir avances incrementales en su gestión.

 

Y aquí viene la pregunta del día:

 

Claro, esperabas que preguntase, si eres un directivo en T. Demasiado obvio para ser lunes…

 

Bueno, pues eso lo vemos el lunes que viene … ¿qué factores críticos de éxito debe tener un equipo de dirección en su eje horizontal para afrontar el año 2020 en la educación? Atractivo, no? Os aseguro que no os dejará indiferentes

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

LA DIRECCIÓN ESCOLAR Y SU EXPONENCIALIDAD: SER UN LIDER KNOWMAD

February 4, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags