• José Navalpotro

LA SOSTENIBILIDAD DE LA INNOVACIÓN


Ciudad de México. Interesante semana de trabajo con Colegios que empiezan con sentido su camino hacia el cambio y la transformación de su organización. En España, seguimos con la resaca de nuestro I Simposio de IA Robótica y Pensamiento Computacional de Córdoba, y con los últimos módulos de nuestra primera promoción del Posgrado de Innovación Educativa, brillantemente dirigidos por Rafael Ávila e Ignacio Martin. Mucho trabajo de desarrollo, y muchos proyectos apasionantes por delante, entre los que se encuentra ESENCIA EDUCATIVA, en el que tenemos puestas muchas expectativas para los colegios e instituciones que nos quieran acompañar en el camino de la Innovación Educativa 2020. A la vista República Dominicana, que con el liderazgo de Alexandra Báez y Alfredo Romeo, nos abre las puertas para acompañarles en interesantes proyectos y programas. No paramos. Buena señal.

He leído este domingo, en El País digital, una entrevista a Ernest Quingles, vicepresidente de ventas de Epson Europa, sobre la innovación en su empresa y el enfoque disruptivo por el que apuestan.

Epson es una empresa japonesa que desde el 2011 aparece entre las 100 empresas más innovadoras del mundo, según Reuters. Durante la entrevista afirma, que la clave de éxito creativo está en la combinación de tecnologías - entre ellas el 3D, Wearables, RA y robótica - y de la “Innovación Disruptiva”.

El concepto de “disrupción” se entiende como cambios sostenibles en la organización, que modifican la cultura, los hábitos y la manera de hacer las cosas. Así expuesto, la clave la veo en el concepto de “cambio sostenible”.

Desde hace un año, aproximadamente, llevo hablando del concepto de Educación Disruptiva en la línea de la entrevista del Sr. Quingles. La gran pregunta para la gestión del Colegio está en, ¿qué entendemos por Educación Disruptiva y sobre qué líneas de desarrollo hay que planificarla?

Desde mi visión, la disrupción en un centro escolar está clara, su estrategia también, pero ahora tenemos el gran reto de la sostenibilidad de la misma. Superados ya los temas metodológicos, entra de lleno la segunda ola tecnológica, que se diferencia de la anterior en su carácter marcadamente emprendedor, creativo y competencial. Las TEC versus las TIC.

Antes hablábamos de consumir, ahora hablamos de crear desde la tecnología, y ese es el gran salto diferencial al que nos enfrentamos.

Y cuando hablamos de sostenibilidad de la innovación, ¿ cuáles serían los factores críticos de éxito a tener en cuenta?, es decir, ¿qué aspectos se deben de sedimentar en los Colegios para que todo el esfuerzo humano, estratégico y de inversión tenga sentido?

Por dar un poco de luz y basándome en lo que estamos trabajando en los diversos proyectos de la Fundación, os propongo estos factores críticos para que todos los que estáis en pleno desarrollo de cambio de modelo, los analicéis en vuestros centros:

1.- Proyecto Estratégico.

Un Proyecto de Dirección, o cómo queráis llamarlo, que realmente analice lo que viene desde el punto de vista social y cómo afectará a cada agente de nuestra Comunidad Educativa. Un Proyecto ágil, dinámico y con el tiempo lógico de desarrollo en el Colegio. ¿Lo tenemos?, ¿es conocido? , ¿está bien dinamizado?, ¿se ha evaluado de forma ordenada para su correcto crecimiento y adaptación al cambio? Que cada uno lo vea desde su realidad y valore su respuesta.

2.- Nuevas estructuras organizativas.

Cambio de cultura, nuevas formas de funcionar, desarrollo de nuevos procesos y procedimientos … y desde dónde se controla y se hace el seguimiento? De nuevo desde los jefes de estudio o direcciones técnicas? Definitivamente no. Hay que crear líneas intermedias, en forma de equipos de innovación que dinamicen el proyecto en los lugares críticos del colegio: los departamentos y las aulas.

Para ello, saber reconocer esas personas, empoderarlas y darles su sitio en la organización, será uno de los grandes retos que tenemos en los Colegios. Soltar el control y el “poder” de algunos equipos directivos que han basado su dirección en lo administrativo, será la gran clave de este factor. Hay que cambiar el paso de las coordinaciones pedagógicas, y entender que la innovación pasa por la estructura y su dinámica, y no solo por el control de la misma.

3.- Desarrollo Humano: la formación estratégica.

Nuevos tiempos. Nuevo Proyecto. Nuevas competencias docentes.

No hay que ser muy hábil para entender que el músculo innovador del Colegio, es decir el profesorado, necesita cambiar sus competencias de forma rápida. Tan rápida como lo hace el entorno, y por tanto, nuestro proyecto.

Todavía deja un poco perplejo determinadas líneas de formación que algunos Colegios esgrimen, fruto de la mala formación de sus directivos ... pero que cosas nos piden¡¡¡¡. Hace unas semanas, Bill y Linda Gates han anunciado una inversión, en el sistema educativo público americano, de 1.700 millones de dólares.

Sin extenderme en este asunto, pues dará para un artículo concreto, su propuesta iba acompañada de unas líneas de aprendizaje de los alumnos. Desde aspectos de ámbito moral, lingüístico, matemático, creativo, tecnológico … en este campo ya no hablan de Mobile Learning ni de metodologías, hablan de Machine Learning, Big Data, RV y RA, computación… pero claro, esas competencias deben venir implementadas por los profesores. Seguro, o eso espero, que parte de ese dinero irá encaminado a planes de formación en todos estos campos. La gran pena es que igual se olvidan de las direcciones escolares.

Pensemos en qué está basada la formación de los próximos años para nuestros equipos de dirección y nuestros profesores. Y no vale el “tapeo formativo”. Debe estar basada en estrategia, proyecto directivo y realidad de centro.

4.- Alianzas y Entorno.

¿Quiénes son nuestras nuevas alianzas en este proceso en el que estamos inmersos?

Años atrás lo eran las editoriales. Proyectos curriculares, formación en competencias, programaciones, desarrollo de proyectos. Luego, las consultoras de calidad para el desarrollo de certificaciones y acreditaciones de modelos de gestión. Muchas de ellas, ante la madurez y caída en estos últimos años de las certificaciones, han virado al mundo de la formación tecnológica/didáctica del profesorado.

Seguidamente aparecieron las grandes tecnológicas para la venta de dispositivos, recursos y estrategias de aprendizaje a través de Internet ( TIC y TAC )

¿Y ahora qué? Yo me empiezo a relacionar con empresas y personas que están trabajando en el análisis y el desarrollo social alrededor de una nueva tecnología con un marcado carácter exponencial, para entender y dotar a nuestros colegios de un futuro más claro, y sobre todo, ser más competentes en la oferta del Proyecto Educativo 2020.

Aquí si me parece importante que los directores de instituciones educativas hagamos un esfuerzo por culturizarnos y entendamos qué viene y cómo afecta a esa nueva sociedad que estamos dando forma en nuestros Colegios.

Ir pensando en estos aspectos… dan para unas buenas reuniones estratégicas de dirección.

Termino con una frase de Quingles en su entrevista: “Si tu organización necesita un área de innovación, no tiene mucho futuro” , creo que sería muy matizable. En mi opinión, deberíamos de hablar de que si ese área no provoca, a medio plazo, un cambio cultural global en la organización, Colegio en nuestro caso, entonces estás muerto. Ya hablaremos de ello también¡

Buena semana a todos¡ Nos vemos en las redes¡

#GESTIONDELCAMBIO #SOSTENIBILIDAD